Familiar

Cynthia Ledesma

Se puede sentir la energía de este lugar desde el primer momento en que se entra. Es palpable.

Por algo mi hija va a esta escuela. ¿Y qué podría decir de su profesora? El primer día de clases, recibí un mensaje de la profesora. Una foto de lo que estaban haciendo. Pensé: “¡Qué amable!; su nueva profesora me está mostrando que a mi hija le está yendo bien en su primer día.”

Pero los mensajes siguieron llegando.

Por lo menos una vez a la semana, yo tenía un atisbo a la educación que estaba recibiendo mi niña. La profesora –no sé si pueda decir esto sin llorar– simplemente entiende a mi hija. Mi hija es introvertida. Y casi de inmediato, la profesora se aplicó y averiguó lo que motiva a mi hija.

Y ahora mi hija está saliendo de su concha y creciendo para ser ella misma, gracias a esa relación.

Compartir esta historia