Ex alumno/a

Brandon

Desde que puedo recordar, he tratado de definirme a mí mismo por mis logros. Logré estar entre los cinco mejores estudiantes en mi graduación. Un GPA de 3,96. El primero en mi familia en asistir a la universidad. Múltiples becas para asistir a McCombs Business School en la Universidad de Texas. Pero muy pocas personas conocen la historia detrás de mis logros. “Brandon”, la gente podría preguntarme, “¿qué hay detrás de esa sonrisa?” Me harían reír con eso. “¿Qué hay detrás de esa barrera que pones?” Inmediatamente tendría que cambiar de tema. No deseaba que la gente supiera por qué luché tan duro como lo hice en cada oportunidad. No quería que entendieran lo que impulsaba mi trabajo, mi voluntariado y las sesiones de estudio hasta las 3 de la mañana. Contar mi historia era fácil, pensaba. Confiar en los demás para protegerla era otra cosa. Así que bajé la cabeza, trabajé duro y me mantuve positivo. Nunca encontré el momento, o el coraje, para abrirme a los demás.

Hasta ahora. Tengo la necesidad de hablar. Soy un estudiante indocumentado. Estoy protegido por la Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), y permanecer en silencio ya no puede seguir siendo una opción: mi futuro depende de la comprensión de las personas sobre qué es DACA y a quién protege. Las personas necesitan saber que soy más que un simple punto de datos en un gráfico o un número en una página. No estoy aquí para cometer un delito o quitarle el trabajo a alguien más. Soy un estudiante sentado frente a ti en Starbucks; soy un niño que creció en Houston que no conoce nada diferente a una vida en Texas. Soy un muchacho que anhela lo que cualquier chico normal de diecinueve años de edad quiere; una educación, una vida mejor para su familia y una oportunidad de dejar una huella en este mundo.

El 15 de junio de 2012, estaba en el cine AMC 24 en Sugarland. Justo antes de que comenzara la película, estaba navegando por las redes sociales y vi una publicación en la que se afirmaba que DACA había sido aprobada. Nunca olvidaré ese momento. Noté mi cara en el reflejo de la pantalla de mi teléfono, ni siquiera me había dado cuenta de que estaba sonriendo. Mis padres me estaban esperando cuando llegué a casa. Mi padre me dijo que encontraría la manera de pagar todos los papeles necesarios. Costaban cerca de mil dólares. “Haré lo que sea necesario para prepararte para el éxito”, dijo. Enormes puertas de oportunidad se abrieron para mí esa noche. Por muy repetitivo que suene, mis padres vinieron aquí para que yo pudiera perseguir el sueño americano. Esa noche, después de la aprobación de DACA, sentí que podía cumplir ese propósito.

Siempre he tenido un plan para mí. Debido a DACA, pude realizar pasantías de verano con empresas muy importantes. Actualmente estoy prosperando en mi segundo año en Austin y estoy en camino de graduarme de una de las mejores escuelas de administración del país. Y después de graduarme, quiero convertirme en un consultor de estrategia e incorporar mi conocimiento en Sistemas de Gestión de la Información a mi vida laboral. Trabajaré en el mundo corporativo durante cinco años, y luego me estableceré cerca de mi hogar, trabajaré en una firma consultora local y comenzaré mi propia familia. Les demostraré a mis hermanas menores que ellas también pueden desafiar las probabilidades. Algún día espero jubilar a mis padres.

No estaría donde estoy hoy sin el apoyo de tantas personas. Los consultores me ayudaron con el proceso de solicitud de cupo para la universidad. Los mentores me conectaron con pasantías y oportunidades de trabajo. Los filántropos crearon becas. Por donde miro, veo gente buena haciendo cosas buenas, personas con poder que abogan por estudiantes como yo. Eso es lo que alimenta mi esperanza. Creo en los Estados Unidos y sé, a través de diecinueve años de experiencia, que los estadounidenses creen en mí.

Aunque se me presentan obstáculos, elijo mantenerme positivo. Sigo creyendo, tengo que creer, en el optimismo, la persistencia y en el deseo de bienestar para todos del gobierno de nuestro país y de su gente. Mi historia puede ser diferente a la de mis compañeros, pero creo que el tema es probablemente el mismo: Todos somos estudiantes en una tierra de oportunidades, y todos estamos aprendiendo a aceptar lo que somos, cómo hemos llegado aquí y la belleza de nuestra lucha común.

Compartir esta historia